Junto al desarrollo de nanolaboratorios que pueden implantarse bajo la piel de los pacientes, una de las últimas tendencias pero muy distinta a la anteiror, se dirige al auge de los macrolaboratorios, centros que buscan integrar el máximo número de pruebas con el menor número de aparatos.

Tras dos años y medio de preparativos, los Laboratorios Clínicos Vall d’Hebron ya están a pleno rendimiento y se han convertido el paradigma de este tipo de servicios multitarea: con una superficie de 8.750 metros cuadrados y 373 profesionales clínicos y técnicos, son capaces de realizar 60.000 pruebas diarias en las áreas de anatomía patológica, bioquímica, genética, hematología, inmunología y microbiología, con una población de referencia de 1,2 millones de personas. […]