El presidente compromete el apoyo de la Junta, que «siempre ha estado y seguirá estando con este proyecto.

«El balance de la trayectoria de Laboratorios Ovejero desde su fundación hasta la actualidad es que han sido 70 años que merecen la pena. Por lo que debemos animar a esta familia a seguir creciendo y creando riqueza; y expresar el orgullo que sentimos por el esfuerzo realizado en todos estos años. Una familia que no se ha rendido en los momentos de dificultad, y que hoy sigue al pie del cañón». El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, celebró ayer el empuje de «una empresa familiar que ya está en su tercera generación», durante los actos organizados por Laboratorios Ovejero para celebrar los 70 años de trayectoria de la empresa, que comenzaron con la fundación en 1948. Unos actos a los que asistió también la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo; junto con el alcalde de León, Antonio Silván; el presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo; el subdelegado del Gobierno, Faustino Sánchez y el rector de la Universidad de León, Juan Francisco García Marín.

El presidente hizo hincapié en el éxito que supone para «una empresa radicada en León competir en un sector muy complicado, porque está globalizado y dominado por grandes multinacionales». Y aseguró que la vinculación desde su origen con la Facultad de Veterinaria es una de las claves de su supervivencia y competitividad; la apuesta permanente por la investigación y por la innovación, por el desarrollo de actividades que tienen una primera parte complicada y oscura, en la que hay que hacer grandes inversiones hasta que se ven los resultados».

Junto con la innovación Herrera se refirió a la internacionalización como otro de los factores de éxito y crecimiento. «El 75% de la producción de esta planta se destina a la exportación», señaló. En un ámbito que «incide directamente en la salud alimentaria, a través de la sanidad animal. Y estos 70 años de trayectoria son la muestra de que Ovejero ha estado en la punta de lanza de la innovación en lo que a respuesta a la salud animal iba demandando, desde la lengua azul a la brucelosis, mixomatosis, peste porcina o ahora las respuestas en la inmunología y en el uso masivo de antibióticos».

El presidente recordó que la Junta «siempre ha estado con este proyecto, y va a seguir estando. A lo largo de los últimos años hemos reforzado los vínculos que nos han permitido ayudarles en sus amplias necesidades, desde nuevas inversiones a búsqueda de fórmulas financieras en momentos de dificultad de circulante. Y ahora apoyando todo su plan estratégico de inmunología con aportaciones muy importantes, sin olvidar la internacionalización». La apuesta estratégica de Castilla y León en industria no se centra en agroalimentación o automóvil, sino que «la industria química y farmacéutica tiene que ser una de las claves de la apuesta industrial de la Comunidad».