Puede presumir de haber registrado un crecimiento del 83% en su beneficio neto en los seis primeros meses de este volátil 2020 y del 30% en el acumulado de sus acciones. Unas cifras respaldadas por su liderazgo en el mercado español y un cada vez mejor posicionamiento a nivel internacional, que convierten a Laboratorios Rovi en una apuesta firme por fundamental.

 

Con subidas en su acumulado del 30% y un análisis técnico que muestra una tendencia alcista tanto en el medio como el largo plazo, Laboratorios Rovi es uno de los iconos bursátiles de este 2020.

Y es que, en este escenario de incertidumbre debido a la pandemia, el sector farmacéutico ha sido uno de los «menos perjudicados». Si a ello le sumamos que, desde el principio, Rovi ha aportado su granito de arena para hacer frente al coronavirus impulsando acciones en diferentes ámbitos (manteniendo su actividad como fabricante y distribuidor de fármacos, donando un millón de mascarillas quirúrgicas y EPIs, colaborando con la Fundación de Investigación HM Hospitales para la financiación de un ensayo clínico para evaluar el efecto de las HBPM a dosis terapéuticas en la evolución de los pacientes hospitalizados con neumonía por COVID-19 y coagulopatías subyacentes), se entiende la firme apuesta de los inversores por este laboratorio farmacéutico.

Además, el pasado mes de julio Rovi lograba un nuevo hito en materia de negocio al cerrar un acuerdo con Moderna para la fabricación a gran escala del llenado y acabado de su vacuna candidata contra la COVID-19 a partir de 2021. Precisamente ayer martes, Renta 4 explicaba que «lavacuna de Moderna podría iniciar próximamente el proceso de revisión continua de la EMA, como ya realizan los candidatos que preparan AstraZeneca y la Universidad de Oxford, así como la de Pfizer y BioNTech. Este proceso agiliza su futura autorización al permitir el estudio de los resultados preliminares sin necesidad de que el ensayo clínico haya concluido».

Con todos estos proyectos en marcha y con la Bemiparina, los acuerdos de licencias de distribución, como Neparvis® y Volutsa®, el biosimilar de enoxaparina, la cartera de productos de especialidades farmacéuticas existente, los nuevos productos adquiridos recientemente (Falithrom® y Polaramine®) y los nuevos contratos en el área de fabricación a terceros como motores de crecimiento, la farmacéutica puede afirmar que en el negocio de Rovi «sí hay crecimiento», tal y como explicaba en su análisis fundamental la analista María Mira.

«Rovi es una compañía sólida, con un balance saneado, con fuerte generación de recursos y una deuda muy controlada. El dividendo es modesto y la compañía defiende la creación de valor a través del crecimiento de su negocio y su internacionalización», señala María Mira, por lo que «en base a nuestra valoración fundamental la recomendación continúa siendo positiva para el medio plazo. Vemos potencial en la compañía, en un momento transformacional que supone una fuerte inversión y que repercutirá en positivo en la cuenta de resultados».

Fuente: Estrategias de Inversion